lunes, 23 de septiembre de 2013

VIEJA PARCA CONOCIDA



Tengo azufre en la boca,
un día la muerte me supo así
(y a maderos quemados
en medio de mares y espumarajos)
Un quebradizo sabor ausente
que me advierte, de mi breve y fugaz paso
Tengo la opacidad atrapada
en una risotada,
y la insolente altivez
de que un día vino la Parca,
a mi casa, y se quedó en ella.

 Virtudes Montoro López © 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada