miércoles, 27 de noviembre de 2013

Oleajes intransitados



                       Arrecias, a veces, como si con tu oleaje dudoso
                       quisieras tragarme hasta tu orilla.
                        Otras, sólo un incómodo silencio arrastra
                        los matojos de nuestras ausencias.
                        Es entonces, cuando quisiera arreciar yo en ti
                        y que, como célula primigenia me añadieras.

                                Virtudes Montoro López © 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada